Category Archives: Science

Orientació mitjançant els astres

Maraton Messier al Bahram Palace, al Kavir National Park. Iran

Avui dia ens es habitual a la societat occidental el fer servir aparells electrònics per esbrinar com arribar a un lloc. Aquests aparells, als que anomenem GPS (Global Positioning System o Sistema de Posicionament Global), porten un receptor que capta el senyal d’una constel·lació de 24 o més satèl·lits que es renoven periòdicament. Com ho feien abans les persones per orientar-se? Es clar que durant el dia es podien guiar per referències visuals, però.. i a la nit? i al desert? i al mar? Doncs també feien servir ajudes que venien del cel: mitjançant els estels…

El primer concepte que introduirem es el de la esfera celeste. Aquesta es una construcció mental que fabrica el nostre cervell al mirar al cel. Si ens orientem mirant al Nord, a la nostra dreta tindrem l’Est, a l’esquerra l’Oest i el Sud es trobarà a la nostre esquena (ens referirem tota l’estona a l’hemisferi nord). El Pol Nord Celeste es aquell al que apunta l’eix de rotació de la Terra. Si féssim una gravació apuntant a aquest Pol Nord Celeste, veuríem com totes els estels girant al voltant d’ell (veure fotografia) La projecció d’aquest punt de l’Esfera Celeste sobre l’horitzó ens marcarà el nostre Nord geogràfic.

On trobar el Pol Nord?

Com podem localitzar el Pol Nord Celeste (PNC)? Doncs avui dia està marcat per l’estrella anomenada Polaris, popularment coneguda com l’Estrella Polar. Degut a que aquest estel no es gaire lluminós (magnitud 2.0), i que la contaminació lumínica afebleix mes la seva brillantor, haurem de fer servir algunes constel·lacions veïnes per localitzar-la. L’Estrella Polar es la punta de la cua de la constel·lació de l’Óssa Menor. A la nostre latitud (Barcelona), uns 42º aproximadament, es fàcilment recognoscible la seva germana gran, l’Óssa Major, també anomenada “El Carro”. Per localitzar l’estrella Polar també podem fer servir la constel·lació de Cassiopea, que, com l’Ossa Major, es circumpolar a la nostre latitud, es a dir, que la podem veure durant tota la nit tot l’any, Cassiopea. A Cassiopea la podem identificar fàcilment per que te forma de W o M, segons com ho vulguem interpretar.

Com localitzar Polaris des de Cassiopea o la Ossa Major

Per trobar Polaris estendrem unes 4 vegades la distancia dels estels que conformen la part final de l’Óssa Major, Merak i Dubeh (fletxa vermella). També la podrem trobar si tracem una recta entre l’estel mig de la constel·lació de Cassiopea, Tish i l’estel Alioth de l’Óssa Major (fletxa groga). La projecció de Polaris sobre l’horitzó ens marcarà el Nord.

Posició del Pol Nord Celeste al llarg de la història

Però això no sempre ha sigut així. L’eix de rotació de la Terra te una inclinació respecte l’eix eclíptic de 23 graus i 26 minuts i gira com una baldufa, en sentit retrògrad (moviment de precisió), amb uns període de 25.780 anys. Això provoca que el Pol Nord Celeste canviï al llarg dels anys.

Inclinació de la Terra i moviment de precisió
Posició del PNC al llarg dels anys

Hi ha estudis recents que confirmen que els egipcis van fer servir la alineació de estels de l’Óssa Major per alinear las piràmides. Això es pot comprovar en el següent vídeo:

Orientació mitjançant un estel qualsevol

Si per qüestions climatològiques o orogràfiques no poguéssim veure aquests estels, podem fer servir qualsevol estel per orientar-nos. Bàsicament es tracta de col·locar dos pals al terra i prendre un estel de referència. Un cop passats 30 minuts mirem cap a on s’ha desplaçat l’estel. El desplaçament indicarà el punt cardinal que estem enfocant. En funció de l’hemisferi, aquest serà un o altre. En el cas de l’hemisferi sud, si ho ha fet cap a l’esquerra, els pals apunten al Nord, si ho ha fet cap a la dreta, apunten al Sud, Si ho ha fet cap a dalt, apunten a l’Est, i si ho ha fet cap abaix, vol dir que apunten a l’Oest.

Enllaços d’interès

El nuevo órgano descubierto ni es nuevo ni es un órgano, pero sí es importante

  • El intersticio, descrito como un ‘un nuevo órgano’, siembra la polémica.
  • La falsa afirmación, según los expertos, ha ocultado otros aspectos interesantes de este espacio del cuerpo humano.
cuerpo humano
Lwp Kommunikáció (Flickr)

Numerosos medios se han hecho eco durante la última semana del hallazgo de un nuevo órgano en el cuerpo humano que había permanecido oculto hasta ahora: el intersticio. Mientras algunos aseguran que es hora de reescribir los libros de anatomía, otros señalan que la estructura ya figura en ellos desde hace siglos. ¿Qué se ha descubierto en realidad, si es que se ha descubierto algo?

Las células del cuerpo humano no están ‘selladas’ entre sí como los ladrillos de una casa, sino que existen espacios entre ellas y los tejidos que componen. Este espacio recibe el nombre de intersticio. En su interior encontramos tejido conectivo (colágeno y elastina) y un fluido llamado líquido intersticial.

¿Nuevo órgano? El origen de la polémica

El artículo publicado la semana pasada en la revista Scientific Reports no hace referencia al descubrimiento de un nuevo órgano ni sugiere que el intersticio pueda ser considerado como tal. Los autores aseguran que “la anatomía y composición del espacio intersticial entre las células se entiende cada vez mejor”, si bien su localización y estructura es descrita “vagamente en la literatura científica”.

Mediante una técnica microscópica que muestra tejidos vivos en lugar de fijados, los autores describen “la anatomía e histología de un espacio lleno de líquido, previamente no identificado aunque extendido y macroscópico. Una nueva expansión y especificación del concepto del intersticio humano”. Expandido, pero no descubierto. ¿De dónde sale la idea del nuevo órgano?

El origen de la información está en la nota de prensa publicada en el servicio de noticias científicas Eurekalert!, del que se nutren medios de todo el mundo. El titular: “Un ‘órgano’ nuevo había sido omitido por los métodos estándar”. Citando como fuente a los autores, se asegura que los investigadores “han identificado una característica de la anatomía humana previamente desconocida” y que el estudio es el primero que identifica al intersticio como un órgano “por derecho propio”.

El problema es que el espacio intersticial es conocido desde hace al menos 200 años y los expertos no tienen tan claro que se pueda considerar un órgano.

intersticio

Crédito: Petros C. Benias et al. (Scientific Reports)

“La idea de que este es un ‘órgano nuevo’ o que el estudio ha descubierto algo nuevo y ‘previamente no identificado’ en el cuerpo humano es claramente falsa”, asegura a Hipertextual el investigador de la Universidad de Chicago Mark Westneat, que no ha participado en el trabajo. Este anatomista cita el Experimenta circa statum sanguinis et vasorum in inflammatione de George Kalternbrunner (1826) como ejemplo de menciones tempranas de esta estructura. “Hay miles de publicaciones al respecto y los cirujanos lo conocen bien”, añade.

Westmeat no es el único que ha recibido el hallazgo con escepticismo. En Twitter muchos de sus compañeros se mostraban confusos al no entender dónde estaba la novedad. El investigador de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai (Nueva York, EEUU) y coautor del estudio, Neil Theise, ha respondido a las críticas asegurando que el intersticio “nunca ha sido descrito con tanto detalle”. Hipertextual se ha puesto en contacto con él para saber más sobre su postura acerca de la cobertura dada a la noticia, pero al cierre de este artículo no ha obtenido respuesta.

Otros medios se han hecho eco de las dudas despertadas por el estudio. “Los únicos órganos que se hacen estos días son los que aparecen sobre el escenario y hacen música”, aseguraba a The New York Times el director del Laboratorio de Anatomía Humana de la Universidad Rush (EEUU), James Williams.

El intersticio, a menudo olvidado

El investigador del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas (EEUU) Anirban Maitra pedía cautela en un artículo publicado en The Scientist. “Es justo decir que histólogos y patólogos saben desde hace mucho que hay un espacio intersticial y que este contiene líquido. La afirmación de que se trata de un órgano hasta ahora desconocido, el más grande hasta el momento, parece forzada”.

“La mayoría de biólogos sería reticente a llamar ‘órgano’ a desiguales espacios microscópicos que contienen fluido entre tejidos. Por esa definición, la cavidad abdominal y la pleura también lo serían”, continúa Maitra. En cualquier caso, no es la primera vez que se bautiza así al intersticio.

Novedad o no, órgano o no, el artículo de Theise sí incluye información interesante sobre el intersticio, a menudo olvidado.

cáncer

Fuente: Pixabay.

“Tanto el estudio como la nota de prensa hacen afirmaciones falsas, pero es en general un buen artículo con nuevos datos valiosos”, dice Westmeat. Por ejemplo, los autores proponen que la conexión entre el intersticio y el sistema linfático podría explicar cómo algunos tumores forman metástasis tan rápido una vez que alcanzan este espacio. Por ello, investigadores como Williams lamentan que el ruido del ‘nuevo órgano’ nos distraiga del verdadero interés del descubrimiento.

Este  artículo apareció originalmente en  hipertextual.com.com

Searching Always New Horizons…

%d bloggers like this: